Villancicos

Villancicos Irreverentes de La Zarza, Badajoz

Estas estrofillas puede que tengan, fácilmente, 150 años. Se han venido cantando de casa en casa de mi pueblo por generaciones de niños acompañados de panderetas, zambombas, almirez, botellas rugosas, y todo tipo de artefacto sonoro de invención propia. Además con gran éxito, quizás por lo amenazante de la letra y el vacilón de los chicos, se sacaban verdaderas fortunillas cantándolas cada noche por diferentes calles, de puerta en puerta

¡Qué divertidas Navidades!