Los Reyes Magos: Punto de vista bíblico

¿Hubo tres reyes que visitaran a Jesús en Belén?

DESPUÉS del nacimiento de Jesús, hombres importantes procedentes de Oriente fueron a Belén para rendirle homenaje como rey de los judíos. Hasta el día de hoy, mucha gente de todo el mundo conmemora esa visita cuando celebra la Navidad.

En algunos lugares se instalan nacimientos en los que los visitantes orientales aparecen como tres reyes que llevan regalos al niño Jesús. En otros países, los pequeños caminan por el vecindario vestidos como “los Santos Reyes”. Aunque ya han pasado veinte siglos, gente de todas partes aún recuerda a aquellos visitantes especiales. Pero ¿quiénes eran realmente?

¿Eran reyes?

Este relato histórico se encuentra en el libro bíblico de Mateo. Allí leemos: “Después que Jesús hubo nacido [...], astrólogos de las partes orientales vinieron a Jerusalén, diciendo: ‘¿Dónde está el que nació rey de los judíos? Porque vimos su estrella cuando estábamos en el Oriente, y hemos venido a rendirle homenaje’” (Mateo 2:1, 2). ¿Por qué llama la Traducción del Nuevo Mundo a los visitantes de Oriente astrólogos en vez de reyes?

En este versículo, las Escrituras utilizan la forma plural de la palabra griega má·gos. Diversas traducciones bíblicas la vierten “sabios”, “astrólogos”, “hombres sabios que estudiaban las estrellas” o sencillamente la transliteran “magos”. El vocablo original se refiere a quienes, basándose en la posición de las estrellas y los planetas, dan consejo o hacen predicciones. Por eso, la Biblia identifica a quienes visitaron Belén como adivinadores que recurrían a las prácticas ocultistas, algo que Dios condena (Deuteronomio 18:10-12).

¿Eran reyes también? Si lo hubiesen sido, sería razonable esperar que la Biblia los hubiera llamado así. Mateo 2:1-12 emplea la palabra “rey” en cuatro ocasiones, una con referencia a Jesús y tres, a Herodes. Pero no llama reyes ni una sola vez a los magos. The Catholic Encyclopedia dice al respecto: “Ninguno de los Padres de la Iglesia sostuvo que los magos fueran reyes”. Tampoco lo indica la Biblia.

¿Eran tres?

El relato bíblico no menciona cuántos magos eran. No obstante, las representaciones navideñas y los villancicos apoyan la tradición de que eran tres. Parece que esta idea surgió debido a que se presentaron tres clases de regalos. La Biblia dice respecto a estos: “También abrieron sus tesoros y le presentaron [a Jesús] regalos: oro, olíbano y mirra” (Mateo 2:11).

¿Es lógico concluir que, como se dieron tres regalos diferentes, debió de haber tres magos? Examinemos el relato de otra visita distinguida a Israel. En cierta ocasión, la reina de Seba visitó al rey Salomón y le regaló “aceite balsámico y muchísimo oro y piedras preciosas” (1 Reyes 10:2). Aunque se habla de tres diferentes clases de regalos, el relato dice que la única persona que los dio fue la reina de Seba. La cantidad de regalos no indica que tres personas se los presentaron a Salomón. De igual modo, los tres regalos que recibió Jesús guardan poca relación con el número de individuos que los llevaron.

The Catholic Encyclopedia observa: “La narración evangélica no menciona cuántos magos había, y no hay ninguna tradición segura en cuanto a este asunto. Algunos Padres hablan de tres magos; pero es muy probable que se hayan dejado influir por la cantidad de regalos”. Pasa a mencionar que varias obras de arte representan a dos, tres, cuatro y hasta ocho magos visitando a Jesús. Algunas tradiciones incluso apoyan la idea de que eran doce. Simplemente no hay manera de verificar cuántos magos fueron.

Una historia popular, pero inexacta

A diferencia de lo que muchos creen, los magos llegaron primero a Jerusalén, no a Belén, después que nació Jesús. No estuvieron presentes durante su nacimiento. Posteriormente, cuando fueron a Belén, la Biblia dice que ‘entraron en la casa y vieron al niñito’ (Mateo 2:1, 11). De modo que es obvio que, para cuando los magos visitaron a Jesús, la familia ya se había mudado a una vivienda normal. No lo encontraron acostado en un pesebre.

A la luz de las Escrituras, la historia popular de los tres reyes que honraron a Jesús cuando nació no es exacta. Como se mencionó antes, la Biblia enseña que los magos que visitaron a Jesús no eran reyes, sino astrólogos que practicaban el ocultismo. El relato bíblico no dice cuántos eran. Además, no visitaron a Jesús cuando nació y fue colocado en un pesebre, sino, más bien, algún tiempo después, cuando su familia ya residía en una casa.

Pese al hecho de que la narración popular de los tres reyes y otras historias navideñas tradicionales carezcan de apoyo bíblico, generalmente se consideran cuentos inofensivos. No obstante, los cristianos valoran muchísimo la adoración que está libre de falsedad. Jesús mismo la estimó, por lo que en una oración a su Padre dijo: “Tu palabra es la verdad” (Juan 17:17). Señaló que “los verdaderos adoradores adorarán al Padre con espíritu y con verdad, porque, en realidad, el Padre busca a los de esa clase para que lo adoren” (Juan 4:23).

Añadir nuevo comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
Indica tu correo-e para poder informarte cuando tu comentario haya sido revisado y aprobado. Tu correo no será visible al público y sólo se usará para notificarte de que tu comentario ha sido aprobado, modificado o respondido.
CAPTCHA
Por favor, demuestra que eres una persona y no un robot que intenta colocar propaganda y contenidos inadecuados en nuestra web.